Jurisdicción
 
 

 Ley Núm. 115 de 22 de julio de 1974 (Código Penal de 1974)

 
  • Cuando haya cumplido la mitad de la sentencia fija que le ha sido impuesta, excepto  cuando la persona haya sido convicta bajo dicho sistema de sentencia determinada por asesinato en primer grado, en cuyo caso la Junta adquirirá jurisdicción cuando la persona haya cumplido veinticinco (25) años naturales si la persona convicta por delito lo fue un menor juzgado como adulto.
 

 Ley Núm. 149 de 18 de julio de 2004 (Código Penal de 2004)

 
  • Si la persona ha sido convicta de delito grave de primer grado o se ha determinado reincidencia habitual puede ser considerada para libertad bajo palabra al cumplir veinticinco (25) años naturales de su sentencia o diez (10) años natural, si se trata de un menor procesado y sentenciado como adulto.
  • Sí la persona ha sido convicta de delito grave de segundo grado, puede ser considerada para libertad bajo palabra al cumplir el ochenta (80) por ciento del término de reclusión impuesta.                                                                                                                              
  • Si la persona ha sido convicta de delito grave de tercer grado, puede ser considera para libertad bajo palabra al cumplir el sesenta (60) por ciento del término de reclusión impuesta.         
  • Si la persona ha sido convicta de delito grave de cuarto grado, puede ser considera para libertad bajo palabra al cumplir el cincuenta (50) por ciento del término de reclusión impuesta.

Ley Núm. 146 de 30 de julio de 2012 (Código Penal de 2012)

  • persona convicta bajo las disposiciones de este Código podrá ser considerada para libertad bajo palabra por la Junta de Libertad bajo Palabra al cumplir el setenta y cinco por ciento (75%) del término de reclusión impuesto.  En caso de la persona convicta de asesinato en primer grado, la persona podrá ser considerada para libertad bajo palabra por la Junta de Libertad bajo Palabra, al cumplir treinta y cinco (35) años naturales de su sentencia, o veinte (20) años naturales, si se trata de un menor de edad procesado y sentenciado como adulto.