Las Cambijas
 

Las Cambijas

(lugar donde los trenes se abastecían de agua)

 

Las Cambijas

Las máquinas del tren, operadas por vapor, necesitaban calderas llenas de agua para poder funcionar.  Fue preciso construir unos depósitos de agua para esos fines y así se dio paso a la construcción de las cambijas; probablemente para el 1905. Se construyeron tres cambijas de diferentes tamaños.

La primera y más grande era la que suplía agua a las máquinas del ferrocarril, consistía de dos secciones.  En la parte superior estaba el tanque o embalse de agua.  Este líquido se extraía de una profundidad de 80 pies bajo tierra.  En la parte inferior está el cuarto de motores.  En esta sección había dos: uno de electricidad y otro de gasolina.  Este último se usaba para servir en caso de que el primero fallara.  Dieciocho o veinte máquinas de las áreas de Mayagüez y Ponce se beneficiaban de este servicio.

La segunda cambija servía de baño para los empleados del ferrocarril quienes trabajaban aquí y pernoctaban en viviendas improvisadas que fueron construidas por la misma compañía.

La tercera cambija, la más pequeña, funcionaba como reserva para el consumo.

Accesibilidad Núm-001-07     Conforme a la Ley 229 de 2003 Normas de Uso Política de Privacidad